Lunes , 24 julio 2017
Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Actualidad » Presentación del libro “La Escuela de Maestría Industrial y la Formación Profesional en Alcalá de Henares”
Presentación del libro “La Escuela de Maestría Industrial y la Formación Profesional en Alcalá de Henares”

Presentación del libro “La Escuela de Maestría Industrial y la Formación Profesional en Alcalá de Henares”

Será el Martes 22 de Mayo de 2012 a las 18:30 horas y se celebrará en la Sala de Actos “Profesor Francisco Javier García Gutiérrez ” del Instituto de Educación Secundaria “Alonso de Avellaneda” en la Calle Vitoria, nº 3 de Alcalá de Henares

El primer centro estatal de formación profesional que hubo en Alcalá fue la Escuela de Maestría Industrial, antes llamada Escuela de Aprendizaje, que estaba situada en la calle Sandoval. Después tuvo otras denominaciones en función de las distintas normativas reguladoras: instituto nacional de FP, Instituto de FP Alonso de Avellaneda, IES Alonso de Avellaneda.

El libro es una breve recopilación histórica de la trayectoria de la escuela. En sus páginas se repasan los aspectos más destacados de su andadura que podemos resumir en tres grandes etapas coincidiendo con tres momentos legislativos diferentes: creación y entrada en funcionamiento (1961) al amparo de la Ley Industrial; la modernización y traslado al nuevo emplazamiento (1970-1987) bajo el paraguas de la LGE del 70; y el último periodo en el que se convierte en IES desde 1990 cuando se promulga la LOGSE, hasta la actualidad.

Desde el principio cabe destacar su intensa imbricación e interacción con el territorio. Su origen se sitúa en los años cincuenta, en un contexto difícil, en el que España comienza a salir del ostracismo de la autarquía y empieza a tener cierto respaldo internacional: concordato con la iglesia católica, reconocimiento de la ONU, firma del tratado de colaboración militar con los EEUU que permite el asentamiento de las bases militares en territorio español… Hay que resaltar que es el Ayuntamiento el principal impulsor de su creación. Gracias a sus gestiones y a su tenacidad, pese a la precariedad de medios disponibles para hacer frente a las exigencias de las autoridades educativas, en unos años consigue que se instale la escuela en la ciudad, facilitando así una respuesta a las exigencias del creciente mercado laboral local.

Sobre El Autor : José Díaz Peña es Pedagogo y Jefe de de los Servicios Educativos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares

Sobre El Autor : José Díaz Peña es Pedagogo y Jefe de de los Servicios Educativos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares

En su inicio la escuela se rige por la Ley de Formación Profesional Industrial de 1955. La gran aportación de esta norma radica en la inclusión por primera vez en la historia de la formación profesional como parte del sistema educativo. Eso significa, por ejemplo, que sus enseñanzas en los niveles de oficialía y maestría, son homologables en cualquier parte del territorio español y válidas para cualquier puesto de trabajo que requiera ese nivel de titulación. Se trata de un paso cualitativo para la formación profesional que hasta entonces se regía por patrones de conocimientos muy asociados al puesto de trabajo de cada empresa, difícilmente exportables a otros puestos análogos en otras fábricas o industrias.

No obstante, el objetivo principal de esa ley no era otro que cualificar a los futuros productores en determinados desempeños técnicos (mecánica y electricidad en el caso de Alcalá) para poder satisfacer una creciente demanda de la industria local, por entonces en un proceso de gran expansión. Fábricas como La Gal, Roca, Forjas, etc., necesitaban mano de obra abundante y además lo más formada posible.

Con el tiempo la escuela ve desborda su capacidad y también percibe la necesidad de impartir nuevos perfiles profesionales. Los integrantes del claustro reclaman ampliaciones que no llegan, aunque logran autorización para impartir FP de segundo grado en la rama administrativa dando entrada de ese modo a la población femenina (1978), hasta entonces fuera de la escuela. Finalmente y en un periodo de cambios profundos de la ciudad tanto en su diseño urbanístico como en la configuración de su mapa escolar, la escuela cambia de nombre y de ubicación trasladándose a su actual emplazamiento.

En 1986, con motivo de la celebración del 25 aniversario, el claustro aprueba su nombre propio actual (Alonso de Avellaneda) que ha ido acompañando a la correspondiente denominación oficial: instituto de FP o IES. Con el cambio de lugar y ya integrada sus estructuras a la ley general del 70 en la que los estudios ya son de FP I o FP II, se inicia un nuevo periodo de expansión, tanto en los nuevos perfiles profesionales (familia de electrónica e informática), como en su capacidad, que triplica la que tenía en sus orígenes la escuela.

No tardaría mucho en cambiar de nuevo la normativa (LOGSE-1990) y su correspondiente aplicación a los centros de FP que en su mayoría son reconvertidos en Institutos de Educación Secundaria (IES). Esta norma amplia la escolarización obligatoria hasta los dieciséis años y posibilita que en estos centros convivan alumnos de Educación Secundaria Obligatoria, con los de ciclos formativos de grado medio y/o superior (como se denomina la nueva FP) y con los de bachillerato.

En la historia de la escuela subyacen dos fenómenos de algún modo complementarios:

El primero es de carácter general y es que la FP debido a motivos enraizados en nuestra cultura y modelo de sociedad, fue siempre la hermana pobre del sistema educativo y por tanto ha tenido en sus diversas etapas una consideración muy mermada, incluso dentro del mundo escolar. Y el segundo, relativo a la propia escuela, es que su influencia social real es y ha sido poco valorada por la opinión pública local. Y ello, pese al el elevado número de alumnos (ha registrado más de treinta y seis mil matriculas en el periodo 1961-2011) que han adquirido en sus aulas y talleres una excelente formación profesional específica, que posibilita su más que probable integración en el sistema laboral de la ciudad, o bien que les ha servido como plataforma para la continuidad en otros estudios, o en otros casos como formación previa para sustentar nuevos emprendedores.

En un momento en el que los aspectos que tienen que ver con la formación son tan importantes, el libro pretende contribuir a que esta circunstancias sean otras y a que la formación profesional sea una referencia igual de apreciada que cualquier otra en las decisiones que adopten las familias, los profesores de las escuelas de primaria y de los propios IES y por supuesto de los propios alumnos.

Acerca de Admin

Deja un Comentario

Scroll To Top
A %d blogueros les gusta esto: